viernes, 29 de julio de 2016

La Tierra está camino de perder a los grandes mamíferos




Los grandes mamíferos como los tigres, elefantes, leones, gorilas y demás son conocidos por todas las personas de la tierra. Desde pequeño en las escuelas enseñan a los niños a identificar a estos animales. Pero hoy día, la supervivencia de estas especies está en peligro. ¿Os imagináis un mundo sin estos grandes mamíferos? ¿Cómo sería enseñar a los niños en el colegio lo que es un tigre o un oso sabiendo que nunca van a poder verlo?

La extinción de estos grandes mamíferos se debe a la alta degradación y destrucción de los ecosistemas y los hábitats donde viven estos animales. Esa degradación y destrucción provoca la fragmentación de los lugares donde se abastecen, cazan, se esconden, protegen a sus camadas y organizan su forma de vida, por lo tanto sin esa conexión continua del hábitat, la pérdida de biodiversidad es inminente.



Desde tiempo remotos, el ser humano siempre ha sido un motor de extinción de especies. Debido a sus actividades han destruido los ecosistemas de muchas especies y han domesticado a otras muchas para su propio beneficio. Con ello, se han roto las "cadenas" entre unas especies y otras y se ha llegado a la extinción. Muchos expertos afirman y temen de que en el siglo XXII ya no queden ninguno de estos grandes mamíferos en la tierra, debido a que el motor del hombre para extinguir especies está funcionando con más fuerza que nunca.

El problema de la desaparición de especies animales va más allá de perder a un animal emblemático de una zona, o un animal bonito o preciado por el ser humano. Cada ser vivo en este planeta cumple una función. Cada mamífero tiene su papel clave para el equilibrio delicado que tienen los ecosistemas. Además, prestan servicios económicos y sociales a todas las zonas cercanas que lo tienen.

Una de las causas de la desaparición de estos grandes mamíferos es la reducción y destrucción de sus hábitats debido a la actividad humana. Necesitan una extensión de terreno grande para poder mantener determinadas poblaciones en equilibrio. Requieren grandes extensiones para la caza, para la protección, para el abastecimiento y para mantener a ralla a la competencia. Por norma general, en el mundo animal, mientras más tamaño tiene el individuo, más terreno necesita para poder vivir. 

Otras causas del peligro de desaparición de estos animales son la caza furtiva, para el caso de los elefantes, las fronteras agrícolas, para el caso de los leones, la deforestación, etc. Hoy día en el planeta, por cada ser vivo herbívoro salvaje, tenemos más de 400 cabezas de ganado rumiante. 

 

Para poder solucionar el problema, se tiene que reforzar el esfuerzo por parte de los gobiernos en proteger estas especies y concienciarse de que es un problema importante e inminente. No se deben de dedicar simplemente a esperar y ver cómo se extinguen estas especies, sino reforzar las políticas de conversación y restauración de estas especies y sobre todo de sus hábitats. Por último y casi lo más importante, hacer llegar a la población el conocimiento de que la conservación y protección de los grandes mamíferos salvajes no está en contra del desarrollo humano sino que son actividades totalmente compatibles.





No hay comentarios:

Publicar un comentario