lunes, 18 de julio de 2016

La cinta transportadora del Océano




Suena un poco extraño, una cinta transportadora en un océano. ¿Transportar qué? ¿Qué es lo que transporta y dónde se encuentra esa "cinta transportadora"? Sin embargo, es un mecanismo que tiene el Océano Atlántico y que es vital para el clima del planeta. Si te dijera que si se derritieran los hielos de Groenlandia crearía una ola de frío, me llamarías loco, ¿verdad? 


Pues bien, he propuesto varias preguntas. Primero, ¿qué transporta?. La cinta transporta calor. Más bien, el calor de las masas oceánicas provenientes del Ecuador. Para poder entender esto, primero he de introducir un pequeño párrafo sobre la dinámica de los océanos y las masas de agua.



La dinámica de los océanos funciona similarmente a las masas de aire en la atmósfera, masas de aire caliente tienden a ascender y frías a descender. En los océanos ocurre algo muy parecido. Las masas de agua calientes suelen estar en la superficie del océano y las masas de agua fría tienden a descender. Pero, ¿por qué ocurre esto?. Es debido a la densidad del agua. Al estar el agua más fría sus átomos permanecen más unidos y la salinidad más concentrada, por lo que su densidad aumenta, y como sabemos un objeto con mayor densidad tiende a hundirse. 
 
Masas de agua saladas tienden a descender por su alta densidad


Una vez entendido esto, respondemos a la siguiente pregunta, ¿dónde se encuentra esa cinta transportadora?. Dicha cinta se encuentra en el Océano Atlántico y es la que transporta las masas de agua calientes desde el Ecuador hasta Groenlandia. La cinta transportadora funciona como un bucle. Primero, las masas de agua calientes y saladas se van hacia lugares más fríos en dirección norte. Conforme llegan al norte, los vientos predominantes van soplando de oeste a este y las masas de agua caliente calientan dichos vientos. El agua baja de temperatura y al tener menos se vuelve más densa y tiende a descender en profundidad. Al descender deja un vacío para que venga más agua del ecuador, y el agua en profundidad se dirige de nuevo al ecuador donde volverá a calentarse y a ascender. 
 
Funcionamiento de la cinta transportadora


Así funciona normalmente la cinta transportadora que mantiene el clima del mundo estable. Los inviernos en Europa y Norteamérica no son muy fríos y permite la extensión de la agricultura. Los monzones estacionales favorecen las cosechas en grandes zonas de África y el Extremo Oriente. Asia Central es húmeda y la Antártida fría.


Pero, respondiendo a la última cuestión, ¿qué pasaría si se derritieran los hielos de Groenlandia, habría una ola de frío? ¿No tiene sentido, verdad?. Pues sí que lo tiene y lo veréis. Como he contado, la cinta transportadora funciona siempre y cuando las condiciones de temperatura y salinidad del agua no varíen. Imaginad que los casquetes polares de Groenlandia se derriten debido al calentamiento global (no olvidéis que los casquetes polares están compuestos de agua dulce, es vital para entender esto). Ese aporte tan grande de agua dulce al Océano Atlántico provocaría una bajada de la densidad de las aguas del Atlántico norte, por lo que el funcionamiento de la cinta transportadora se vería gravemente afectado debido a que no se hunden las masas de agua por muy frías que estén. El agua dulce, al mezclarse con la salada, provoca una disminución del aumento de densidad, por lo que no llega a hundirse. A causa de los vientos predominantes que soplan de oeste a este, se transportará un frío enorme a Europa y Norteamérica debido a que dichos vientos soplan sobre las masas de agua fría que no han podido hundirse por su baja densidad. Por lo tanto, la cinta transportadora se ralentiza o incluso se detiene, llegando a provocar inviernos fríos durante décadas.
 
Los vientos del Oeste son los que afectan a las cinta transportadora

Las consecuencias de este fenómeno para el clima global serían:
  •  Inviernos más severos en el Norte de América y gran parte de Europa.
  • Grave afección a la agricultura
  • Las zonas que dependen de los monzones para las cosechas se verán afectados por sequías a veces agravadas por vientos más fuertes.
  • Asia Central se vuelve más seca y en otras zonas de los hemisferios las temperaturas serán más altas de lo habitual.

Como podéis ver, no estoy loco. Que los hielos del Polo Norte se derritan no causaría más calor como todo el mundo piensa, si no que durante décadas, las temperaturas bajarían haciendo más difícil la supervivencia en muchos lugares del planeta. Una vez que continúe el calentamiento global, las masas de agua del Atlántico Norte, se volverán a calentar y los vientos predominantes repartirían todo ese calor estabilizando de nuevo algo el clima, sin embargo, la tendencia a aumentar las temperaturas globales no tendría retroceso. Aún estamos a tiempo de detener la fusión de los casquetes polares, por lo tanto, todos deberíamos contribuir para que esto no suceda.
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario