lunes, 15 de diciembre de 2014

La cara oculta de los árboles de navidad

En época de navidades, lo normal en todas las casas es colocar una buena decoración navideña. La base de la decoración suelen ser los árboles de navidad y el belén, y como complementos, los adornos varios y luces por el resto de la casa. En este artículo veremos que detrás de los adornos tan bellos de navidad se encuentran diversos factores que afectan negativamente al medioambiente. ¿Cómo un inocente árbol de navidad puede dañar el medioambiente?


La pregunta que nos hacemos no es realmente el daño que hace un solo árbol de navidad al medioambiente, sino los tantos millones de árboles de navidades, tanto artificiales como naturales, que se utilizan en el mundo. Dependiendo del material del que esté fabricado y los tipos de adornos que utilizamos estaremos provocando más impacto o menos al medioambiente. Esto es como todo. Pensad, si nuestro árbol de navidad es artificial (barato, asequible, rápido de montar…), va a estar fabricado con materias primas derivadas del petróleo y otras materias de alto impacto ambiental. Durante su fabricación se vierten gases de efecto invernadero a la atmósfera y durante su transporte a los locales de venta. Sin embargo, la ventaja que tienen, es que estos árboles de navidad están fabricados para que se puedan usar año tras año. Si analizamos el ciclo de vida de este producto, durante su fabricación si contamina y se utilizan materias primas no renovables, pero durante su uso, no genera ningún tipo de residuo y es reutilizable en el tiempo.

Árboles de navidad artificiales

¿Qué  pasa  si  somos  más  sofisticados  y  queremos  tener  nuestro árbol  de navidad  natural  cultivado?  Así  a  priori  parece  una  opción  más  sostenible  ya  que  no  genera  residuos  y  en  su  fabricación  no  se  han  utilizado  materias  primas  que  contaminen.  Eso  es  lo  que  creemos.  Para  poder  cultivar  nuestro  árbol  de  navidad,  se  deben  de  utilizar  pesticidas  o  herbicidas  o  tener  que  transportarlos  desde  lugares  lejanos,  lo que  hace  emitir a  la  atmósfera  gases  de  efecto  invernadero.  Si  queremos  plantar  el  árbol  en  nuestro  jardín, debemos  de  elegir  aquella  especie  que  esté  adaptada  a  nuestro  clima  y  no  la  más  llamativa,  ya  que  no  crecería.  El   inconveniente  de  utilizar  un  árbol  de  navidad  natural  es  que  si  lo  compramos  y  no  es  de  nuestro  jardín,  lo  más  normal  es  que  acabe  en  la  basura  porque  se  seque  y  al  año  siguiente  tengamos  que  comprar  otro.

Campos de cultivo de árboles de navidad

En Estados Unidos existen cultivos de árboles de navidad en grandes zonas. Miles y miles de hectáreas son sembradas de distintas especies de pinos y abetos para cuando llegue la época de navidad venderlos. En principio, parece una opción viable y sostenible, ya que mientras los árboles sigan en pie, están absorbiendo dióxido de carbono de la atmósfera y produciendo oxígeno limpio. También sirve como hábitat para muchas especies animales como las ardillas. Los suelos se nutren y ayuda a evitar la erosión. ¿Dónde reside el problema? En el mantenimiento, el cuidado y la replantación de estos árboles. Los abetos y los pinos que se plantan son muy sensibles a plagas de insectos, por lo que se requiere la utilización de grandes cantidades de pesticidas que contaminan los suelos y las aguas subterráneas.
Decoración de bombillas que ya no sirven
 


Con periodos de sequías cada vez más pronunciados que están teniendo lugar en el planeta, el almacenamiento de agua subterránea es pieza clave para la disponibilidad de agua. En cuanto a la replantación, una vez talado el árbol para su venta, la replantación de otro árbol no suele salir exitosa, por lo que cada vez es más difícil sembrar nuevos.


La mejor opción es la de utilizar árboles de navidad fruto de objetos reciclados o reutilizados. Son árboles que no contaminan en su uso ni en su fabricación, fomenta la creatividad y las actividades en familia y/o amigos y su duración en el tiempo es grande. Tenemos que tener en cuenta, que si tiramos el árbol al final de la navidad, debemos de separar bien los materiales para reciclar, sino, no sirve de nada lo que hemos hecho.
Árbol de navidad hecho de tapones de corcho
 
Árbol hecho con botellas
En conclusión, podemos disfrutar de un buen decorado navideño respetando el medioambiente y teniendo actividades en familia. De nada nos sirve comprar un árbol de navidad natural si lo vamos a tirar, o de comprar árboles artificiales y cada año comprarle nuevos decorados u otro árbol ya que contaminaremos, o hacer un árbol de navidad reciclado con distintos materiales y luego tirarlos todos en el mismo contenedor. La navidad y el decorado hacen especial nuestros hogares, consigue que tu hogar sea el más especial y atribúyete el mérito de que estás ayudando a conservar el medioambiente y no degradarlo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario