lunes, 13 de marzo de 2017

¿Qué se hace con los neumáticos fuera de uso?




Son muchísimos los vehículos que al año se dan de baja o cambian los neumáticos debido a su desgaste. Hoy día se exige un buen control del estado de los neumáticos para circular por autovías y carreteras. Que no estén desgastados, que estén bien inflados y que agarren bien para evitar deslizamientos y aquaplaning. 

Cada año más vehículos y conductores se lanzan a la carretera y es por ello, que más neumáticos fuera de uso se generan. ¿Qué se puede hacer con ellos? ¿Se reciclan o reutilizan? Los productores de neumáticos tienen la obligación de elaborar y remitir a la comunidad autónoma en la que lleven a cabo su actividad un plan empresarial de prevención de neumáticos fuera de uso (NFU) para disminuir los impactos que se le puedan provocar al medio ambiente.


Entidades como SIGNUS se encargan de la correcta gestión de los NFU, pero este es un  problema que crece cada día más. El crecimiento y la necesidad del consumo de neumáticos en nuestra sociedad provocan que se realice una masiva fabricación llegando a las 302.000 toneladas al año en España de los mismos. Esa fabricación genera un flujo constante de residuos de este material. En España el 45% de los NFU se depositan en vertederos y no se les da ningún tipo de tratamiento. El 15% se depositan después de triturarlos previamente, y el 40% no está controlado lo que se hacen con ellos. 



Esto provoca graves daños ambientales. No es que nos estemos refiriendo a que los neumáticos y el caucho del que está compuesto, sea un contaminante propiamente dicho. Sí que están fabricados para poder ser muy resistentes a las condiciones mecánicas a las que son sometidos y a las meteorológicas. Los neumáticos no son degradables en el tiempo y al tener alta capacidad de retener el calor hace que sea muy difícil su extinción en un incendio.

Analizamos las actividades que se pueden realizar en su gestión y los impactos al medioambiente:

  1. Quemar los NFU en incineradoras preparadas y legalizadas. Esto provoca emisiones de gases a la atmósfera que contienen partículas pesadas que podrían depositarse en terrenos cultivables y pasar a la cadena alimenticia. También pueden desencadenar en crisis alérgico-respiratorias.
  2. Enterrar los NFU en vertederos. El enterramiento masivo de los NFU provocan lixiviados con las lluvias y genera un peligro de contaminación de acuíferos.
  3. Almacenarlos en montañas. Los neumáticos son una fuente de proliferación de roedores, insectos y otros animales dañinos, además de la ocupación del territorio y el impacto visual.




Analizado esto, ¿Qué opciones nos quedan para su correcto tratamiento y gestión?
Debido a que en 1999, la Unión Europea adoptó la Directiva 1999/31/CE, en la que prohibía la eliminación por depósito en vertedero de los neumáticos enteros a partir de 2003 y de los neumáticos troceados a partir de 2006, surgieron maneras de poder gestionar los NFU.

  1. Volver a recauchutarlos para incorporarlos de nuevo a la circulación en las carreteras.
  2.  Su aprovechamiento o valorización energética en el que, mediante incineradoras apropiadas y control de emisiones de contaminantes (con filtros de tela y precipitadores electroestáticos), se puede generar energía.
  3. La valorización del material. Se puede reutilizar el neumático entero o bien cada uno de los materiales de los que está compuesto. El caucho se puede usar por sus excelentes propiedades de flexión, compresión y tracción. El metal suele ser de buena calidad y ofrece grandes prestaciones. La fibra tiene gran poder calorífico y buenas propiedades de aislamiento.

Gracias a esta gestión se pueden emplear los NFU para:

  • Muros de sostenimiento de tierras, muros de estabilización en pie de taludes, muros antierosión en márgenes de cauces fluviales y rellenos ligeros en terraplenes.
  • Barreras acústicas ya que el caucho absorbe muy bien el ruido.  
  • Pistas provisionales como pequeñas carreteras de incorporación a canteras o accesos forestales. 
  • Tejados hechos de neumáticos.
  • Aislamiento térmico en edificios.  
  • Para pistas deportivas y losetas en parques infantiles evitando hacerse daño.  
  • Campos de hierba artificial.  
  • Recubrimiento de alcornoques en parques.
  • Carreteras construidas de neumáticos. Se les llaman carreteras verdes.
Tejados de neumáticos

Estas y muchas más son las técnicas que se emplean hoy día para poder reincorporar y reciclar los NFU ya que su fabricación cada vez es mayor y sus residuos se van acumulando. Con estas opciones de gestión ayudaremos al cuidado del medioambiente



2 comentarios:

  1. El objetivo es seguir investigando para que, cada día, haya más usos para los neumáticos una vez finalizan su vida en nuestros vehículos. En nuestro blog http://blog.signus.es intentamos recoger algunas de esas iniciativas. Esperamos que os resulte interesante.

    ResponderEliminar
  2. Excelente informacion, soy investigador sobre el tema N F U

    ResponderEliminar