lunes, 7 de septiembre de 2015

¿Cuántos árboles destruimos nosotros al año?



Esta es una pregunta que se habrá hecho más de uno. Cuando me refiero a nosotros en el título, me refiero a todos y cada uno de los seres humanos que vivimos en la Tierra y que hacemos uso de sus recursos naturales, ya que directa o indirectamente utilizamos productos derivados de la madera la cual ha tenido que ser talada previamente.




Pues bien, la humanidad destruye 15.000 millones de árboles al año, lo que equivale a la desaparición de un árbol por persona cada seis meses, según el censo más preciso que se ha realizado sobre el número de árboles que hay en el mundo. Por lo tanto, destruimos sin quererlo, estando sentado en nuestras casas, dos árboles por año. Como los seres humanos compiten con las masas boscosas no solo para utilizarlos como recurso natural si no eliminarlos para ganar territorio, las grandes masas boscosas que existen en el mundo están desapareciendo a un ritmo alarmante. Este problema es perjudicial para la propia humanidad ya que, aparte del oxígeno que aportan a la atmósfera que respiramos y todas las funciones de absorción de CO2 y demás, los grandes sistemas boscosos albergan una gran parte de la biodiversidad del planeta que proporciona múltiples servicios, que incluyen la calidad del agua, las reservas de madera y nos ayuda a contener el cambio climático.



Según un censo realizado por los científicos de EE.UU existen 422 árboles por cada persona. Aunque tantos árboles parezcan suficientes, es la cifra más pequeña de árboles por persona desde que existe la civilización humana. A ello hay que sumarle el crecimiento poblacional enorme que ha experimentado el ser humano en los últimos siglos y la tala indiscriminada de árboles. Según cálculos basados en datos históricos del Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas, la población de árboles de la Tierra se ha reducido a la mitad desde el origen de la agricultura. El declive se debe principalmente a que ecosistemas antiguamente dominados por árboles han sido deforestadas masivamente para ganar terrenos de cultivo.
 

Debido a que las cifras de árboles por persona sigue decreciendo hoy día, se hace alarmante pensar que la tierra se queda sin lo más vital. Es por eso que el esfuerzo que debemos de hacer para repoblar y reducir la tala deben de ser más grande.


 




No hay comentarios:

Publicar un comentario