lunes, 13 de junio de 2016

¿Es el calentamiento global provocado solamente por la revolución industrial?



Todos estamos acostumbrados a asociar el cambio climático y el aumento del efecto invernadero y los gases en la atmósfera con la revolución industrial. La revolución industrial es el punto de inflexión en el que el ser humano descubre el uso de combustibles fósiles para la maquinaria, transporte, industria, etc. El continuo uso de los combustibles fósiles emite gases de efecto invernadero a la atmósfera y éstos almacenan calor y no dejan que se vaya la radiación, haciendo aumentar la temperatura media del planeta. Pero, ¿y si te digo que el cambio climático fue provocado en una menor medida mucho antes de la edad industrial?


Existe un calentamiento antropogénico preindustrial provocado por las actividades agrarias. Las actividades agrarias de nuestros antepasados iniciaron el calentamiento global miles de años antes de la revolución industrial. Normalmente, el planeta tierra tiene ciclos de 11 000 años llamado precesión. El eje de la tierra orbita y da una vuelta sobre sí mismo haciendo cambiar la cantidad de radiación que llega del sol al planeta. Generalmente, en esos ciclos de 11 000 años, las tendencias de aumento y bajada en la concentración de dióxido y metano se han mantenido estables. En los años del ciclo donde la tierra recibe mayor radiación solar, la concentración de
metano y dióxido de carbono aumenta, y en los años en los que la radiación incidente en la Tierra es menor, la concentración de ambos gases también es menor. Esto cambió en los últimos 8 000. Con el inicio de la agricultura de nuestro antepasados aumentaron la cantidad de gases de dióxido de carbono y metano. De dióxido de carbono por la tala de árboles para poder generar grandes extensiones llanas en las que poder sembrar. Los árboles talados se descomponen y liberan todo el carbono de su interior en forma de dióxido de carbono. Por parte del metano, aumentó por el inicio de la técnica de inundado en terrazas para el cultivo del arroz. El agua estancada en las terrazas provoca estados de descomposición de la materia orgánica por falta de oxígeno y en ello se libera el gas metano. 


Todas estas cantidades de metano y dióxido de carbono no se pueden comparar a las que se emiten hoy día ni al principio de la era industrial, pero si contribuyeron al cambio en los ciclos de aumento y bajada de la concentración de estos dos gases en la atmósfera. Después de este último ciclo de precesión la tendencia natural sería la de ir disminuyendo la concentración de gases de metano y dióxido de carbono ya que la radiación que llega a la Tierra es menor. Sin embargo, esa tendencia cambió con el origen de nuevas técnicas y extensión de la agricultura hace 8 000 años. Varias actividades relacionadas con la agricultura generan metano. Los arrozales inundados lo producen por la misma razón que los terrenos pantanosos: la vegetación en descomposición. También se desprende metano cuando los campesinos queman las praderas para atraer la caza y promover la germinación de árboles y arbustos y los animales domésticos emiten metano en sus heces y eructos. 

En definitiva, el cambio climático y el aumento de gases de efecto invernadero no ha comenzado en la revolución industrial si no que la tendencia a incrementar esa concentración de gases en la atmósfera viene desde hace unos 8 000 años donde en lugares como la china septentrional, la región del Creciente Fértil del Mediterráneo y más tarde en América se iniciaban nuevas técnicas de agricultura en las que se liberaban a la atmósfera grandes cantidades de metano y dióxido de carbono, la suficiente como para cambiar el ciclo natural de descenso de estos gases en la atmósfera.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario