lunes, 23 de junio de 2014

Curiosidades ambientales y culturales de la noche de San Juan



Estas fechas, el comienzo del verano, de las vacaciones para los estudiantes, ¡la libertad! ¿Qué bien suena eh? La noche de San Juan llega con el Solsticio de verano y cómo no, está repleto de curiosidades culturales y ambientales. Dichos, leyendas y espíritus, cómo ya he dicho, el medioambiente es todo y como el ser humano forma parte de él, su cultura y acciones condicionan el medio en el que vivimos.



La noche de San Juan, 23 de junio, es la más corta del año en el hemisferio norte y significa el triunfo de la luz sobre la oscuridad. Los antiguos griegos llamaban a los solsticios “puertas”. Puerta de los hombres en el solsticio de verano y puerta de Dioses para el solsticio de invierno. Esas “puertas” eran el paso al otro lado del espejo. Es decir, donde todo lo que tenemos tenía un efecto contrario. Afloran a la superficie extraños espíritus, las gallinas de los huevos de oro tientan a los buscadores de fortunas, las plantas venenosas pierden su dañina propiedad y muchas cosas más.


El elemento principal de la naturaleza que influye en San Juan es el fuego. ¿Por qué tenemos esa costumbre de encender los fuegos en esa noche mágica? Pues bien, antiguamente los niños y las niñas recogían leña y muebles viejos bastantes días antes y los amontonan en un llano. Encendían los fuegos para poder prevenir las epidemias por el poder antiinfeccioso y de alejar los malos espíritus que posee el fuego.

Cada país tiene su propia manera de celebrar San Juan. Por ejemplo en Flandes, las chicas saltan tres veces la hoguera para que sus partos sean fáciles, en Irlanda los hombres saltan cuatro veces para casarse pronto, los que viven en zonas agrícolas aseguran que el trigo alcancen la misma altura de la hoguera, etc. En cuanto a curiosidades de la flora, se cortan algunas ramas de la hierba de San Juan y se guardan para el año siguiente para evitar herpes. Las ramas que quedan sin quemar en la hoguera se llevan a casa para evitar los incendios. Los tréboles de cuatro hojas y la verbena recogida en la noche de San Juan son protectores de la familia y traen buena suerte. La ruda, el helecho, el nogal o el roble tienen propiedades beneficiosas y se pueden utilizar como amuletos. Si uno se baña a las 12 de la noche y de espaldas tendrá buena salud todo el año.


Como veis todo cobra algo de magia en la noche de San Juan y sobre todo los valores naturales como el agua, las flores, lo árboles, etc. Lo que si debo de añadir es que la  noche de San Juan se celebra en la playa y se vierten grandes cantidades de residuos y cenizas. También se vierten toneladas de CO2 a la atmósfera por las hogueras y los fuegos artificiales, así que por favor, se puede disfrutar muy bien de una noche mágica como esta, pero también de manera equilibrada. Si sois 15 amigos y amigas encended un fuego grande y disfrutad con él. Después apagadlo bien y que no queden restos. Haced uso de los contenedores de la playa y no dejéis residuos. Recordad que la playa os ofrece muchos y buenos momentos, momentos inolvidables, no la destruyáis, podemos divertirnos y cuidarla, es lo que podemos hacer por ella.

En la noche de San Juan, sé responsable

Por último, ya habéis visto que cada país tiene una cultura para celebrar San Juan en torno a sus creencias, pero cada uno es libre, ¿y tú, como vas a celebrar San Juan?



 





No hay comentarios:

Publicar un comentario